Chile: Fallo que suspendió fusión Lan-Tam abre debate entre juristas

La pregunta en la que se centrará el debate sobre el dictamen que el viernes paralizó la fusión entre Lan y Tam será una sola: ¿Podía un tercero no involucrado en la unión, como la organización de consumidores Conadecus, pedir que el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia investigara la fusión. Eso es lo que ocurrió la semana pasada. Conadecus ingresó una solicitud horas antes que Lan y la Fiscalía Nacional Económica presentaran un plan de mitigación para aprobar la fusión.

El TDLC acogió la primera presentación en llegar y suspendió la fusión. Lan y sus abogados evalúan impugnar la decisión por que, explican, una causa no contenciosa –donde no hay litigio ni petición de sanciones-, solo puede ser activada por las partes involucradas en una compra o fusión y la Fiscalía Nacional Económica

La misma opinión tiene Ricardo Jungmann, abogado, director del Centro de Libre Competencia de la Universidad Católica.“Las consecuencias de lo resuelto en este caso, de aceptar una consulta de una asociación de consumidores, pueden ser insospechadas”, dice Jungmann. Y se explaya: “Genera incertidumbre jurídica.  Cualquier tercer interesado puede iniciar un procedimiento de consulta y de tener una operación de este calibre”, afirma.

La ley, en su artículo 18, dice que el TDLC podrá “conocer a solicitud de quien tenga interés legítimo, o del fiscal nacional económico, los asuntos de carácter no contencioso que puedan infringir las disposiciones de la presente ley, sobre hechos, actos o contratos existentes o por celebrarse”.

Este texto fue incluido en 2009. La historia de la ley reproduce el debate de aquella época. “Los representantes del Ejecutivo señalaron que lo que se pretendía con esta indicación era incluir la posibilidad de que el fiscal pueda llevar al conocimiento del Tribunal un contrato que está por celebrarse”, dice el texto de la Biblioteca del Congreso.

El diputado Edmundo Eluchans  planteó esa vez que legitimar a todo aquel que tuviese interés en una fusión “era riesgo sopor la posibilidad dela intervención de terceros sin más interés que el de entorpecer el acto”. Ayer, Eluchans dijo que ello corresponde al fiscal nacional económico, “quien representa el interés público”.

Interés legítimo Alvaro Bofill, de Grasty, Quintana& Majlis, dice que el fallo del TDLC “se ajusta al tenor actual de la ley, pues terceros que no son parte pueden hoy inmiscuirse en procesos de concentración que aun no se perfeccionan”. Sin embargo, advierte que el “interés legítimo” debe entenderse de manera acotada y ser justificada, pues “la obligación de defenderá los consumidores en general es una tarea que le corresponde cumplir a la FNE”.

En Conadecus invocaron precisamente el “interés legítimo” en su presentación.

“Esto le quita el monopolio de la acción legal a los monopolios”, dicen en la defensa. Y recuerdan que el TDLC ha pedido a Conadecus opinión en otras fusiones como D&S-Falabella o Soprole-Nestlé.“¿Por qué nos pidieron opinión? Porque tenemos interés legítimo”, responde un abogado ligado a la entidad.
(Publicado por La Tercera – Chile, 1 febrero 2011)

CONSULTADO EM: Migalhas

Deixe uma resposta

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s


%d blogueiros gostam disto: